CUIDADOS DEL RELOJ

Recomendaciones para garantizar una vida duradera a su reloj Baume & Mercier.

CUIDADOS DEL RELOJ

Para que su reloj Baume & Mercier funcione correctamente y le ofrezca la máxima satisfacción durante muchos años, le recomendamos encarecidamente que lea con atención los siguientes consejos.

¿Cómo cuidar su reloj Baume & Mercier?

1. Cada día, no lleve ningún brazalete o cadena en la misma muñeca que el reloj para conservar su brillo y el buen estado de la superficie de la caja.

2. Proteja su reloj de los factores invisibles indicados a continuación.


TEMPERATURE:

TEMPERATURA: No someta su reloj a temperaturas extremas (superiores a 60 ºC/140 ºF o inferiores a 0 ºC/32 ºF). Esta exposición puede reducir la vida de la pila y afectar a la liquidez/viscosidad de los lubricantes. Los relojes tanto mecánicos como de cuarzo son sensibles a los cambios drásticos de temperatura. Evite, en la medida de lo posible, dichos cambios.


VIBRATIONS ASSOCIATED WITH SPORTS:

VIBRACIONES ASOCIADAS A DETERMINADOS DEPORTES: Recomendamos no llevar el reloj durante la práctica de actividades deportivas como el tenis, el golf o las excursiones en bicicleta de montaña a fin de protegerlo de vibraciones que podrían dañar el movimiento.


CHEMICAL PRODUCTS:

PRODUCTOS QUÍMICOS: En la medida de lo posible, evite cualquier contacto directo con productos como disolventes y detergentes industriales o domésticos, además de cosméticos y perfumes. Estos productos pueden dañar las juntas y alterar el aspecto de los brazaletes y las cajas.


MAGNETISM:

MAGNETISMO: colocar su reloj cerca de dispositivos electrónicos que pueden generar campos magnéticos potentes puede afectar a su rendimiento. El efecto de un campo magnético sobre un reloj de cuarzo será breve y se limitará únicamente al tiempo que permanezca en el campo correspondiente. Sin embargo, los relojes mecánicos (tanto manuales como automáticos) son más sensibles a los campos magnéticos. Si bien nuestros relojes han sido diseñados para resistir los campos magnéticos que se encuentran en la vida cotidiana, determinados campos magnéticos fuertes pueden imantar algunos componentes de acero del movimiento, en especial el muelle del volante. Aunque se trate de un fenómeno poco habitual, los componentes pueden pegarse a causa del magnetismo y acelerar considerablemente la marcha del reloj, o bien detenerlo por completo. De producirse este fenómeno, deberá realizar una operación de desimantación en un distribuidor de Baume & Mercier o un centro de servicio posventa autorizado.


WATER-RESISTANCE:

HERMETICIDAD: La hermeticidad de un reloj protege el movimiento del polvo, la humedad y de cualquier deterioro cuando se sumerge completamente en agua. El envejecimiento natural de las juntas, el desgaste (en los modelos de cuerda manual) o los choques accidentales que sufre la corona pueden deteriorar considerablemente la hermeticidad del reloj. Es por ello que recomendamos que se compruebe la hermeticidad aproximadamente cada 12 meses, a ser posible antes de las vacaciones de verano.

Importante: al sumergir un reloj en el agua, bajo ninguna circunstancia debe tirar de la corona o apretar los pulsadores para cambiar la fecha o poner en marcha el cronógrafo, puesto que en dicho caso existe el riesgo de que el agua entre en la caja y cause daños en el movimiento. Asimismo, si observa condensación en el reloj (especialmente debajo del cristal), debe ponerse rápidamente en contacto con un distribuidor o un centro de servicio autorizado de Baume & Mercier para eliminar la condensación y restablecer la hermeticidad del reloj.


SCREWED-DOWN CROWN:

CORONAS A ROSCA: para proteger su reloj de la humedad y evitar que el agua entre en la caja, debe enroscar la corona al máximo. No la fuerce en la parte inferior para preservar las juntas.


CONVENTIONAL CROWN:

CORONAS CONVENCIONALES: tras utilizar la corona, garantice la hermeticidad de su reloj apretando la corona contra la carrura.


REGULAR MAINTENANCE:

MANTENIMIENTO REGULAR: un reloj es un objeto delicado que exige cierto cuidado y atención. Para preservar el brillo original del reloj, recomendamos someterlo periódicamente a mantenimiento. Aunque su reloj Baume & Mercier sea hermético, le recomendamos que lo limpie con un paño suave y seco destinado a esta función. En caso de que resulte necesario, solo el brazalete de metal y el fondo de la caja pueden cepillarse delicadamente con un cepillo seco para eliminar cualquier mancha de polvo incrustada.

Importante: salvo que se indique lo contrario, los relojes de Baume & Mercier han sido diseñados para resistir las salpicaduras de agua. Sin embargo, en caso de que su reloj se sumerja en agua marina, le recomendamos que lo limpie con un paño suave húmedo con agua dulce y tibia (la corona debe estar enroscada o apretada hacia adentro) para evitar que se formen acumulaciones de sal susceptibles de causar irritaciones en la piel.


STEEL BRACELET:

BRAZALETES DE ACERO: los brazaletes de metal no requieren ningún mantenimiento específico, salvo un cepillado ligero ocasional (idealmente al final del verano). Utilice un cepillo suave (por ejemplo un cepillo de dientes suave) a fin de retirar las partículas de polvo o los granos de arena que puedan encontrarse incrustados entre los eslabones.


LEATHER STRAP:

CORREAS DE PIEL: la vida de una correa de piel depende de la frecuencia de uso y las condiciones de desgaste. Para conservarla en buen estado durante el máximo tiempo posible, evite el contacto con el agua, con sustancias grasas o ácidas o con cosméticos. Asimismo, evite su exposición prolongada a la luz del sol o a los rayos ultravioletas, ya que pueden afectar a su coloración. También le recomendamos que no utilice productos de mantenimiento para piel a la hora de limpiar o lustrar su correa. En verano, las correas de piel se encuentran expuestas a una mayor cantidad de fricciones externas, por lo cual le recomendamos que sustituya temporalmente su correa de piel por una correa de caucho o un brazalete de metal adecuado para su modelo de reloj (según disponibilidad).

Importante: en caso de que desee sustituir una correa o un brazalete, le recomendamos que encomiende esa tarea a un distribuidor de Baume & Mercier con experiencia en este tipo de operaciones. Si esta operación se llevara a cabo de manera inadecuada, podrían causarse defectos o roturas en el brazalete que tendrían como consecuencia la caída o la pérdida de su reloj.


RUBBER STRAPS:

CORREAS DE CAUCHO: la duración de una correa de caucho depende de las condiciones y la frecuencia de uso. Para conservarla en buen estado durante el máximo tiempo posible, le recomendamos que evite que entre en contacto con sustancias grasas o ácidas y con cosméticos. También le recomendamos que evite su exposición prolongada al calor o a los rayos ultravioletas. En particular, estos últimos pueden afectar a la naturaleza del material. Una correa de caucho natural puede mantenerse en buen estado simplemente utilizando agua enjabonada y enjuagándola con agua dulce (sin caliza).


AUTOMATIC WATCH:

RELOJES AUTOMÁTICOS: los relojes mecánicos automáticos funcionan gracias a un sofisticado mecanismo que rebobina la cuerda del muelle del barrilete y cuya energía depende en parte de los movimientos de la muñeca del portador. Por lo tanto, la eficiencia del proceso de cuerda automática está directamente relacionada con el movimiento del brazo en el que se lleva el reloj. Con la cuerda al máximo, el reloj tiene una autonomía de uso de 40-60 horas, en función del modelo. La reserva de marcha acumulada permite al reloj funcionar durante la noche y conservar un margen de autonomía considerable. En cambio, si su reloj automático se deja sin utilizar durante varios días, se detendrá o carecerá de la reserva de marcha necesaria para garantizar la máxima precisión. Antes de volver a utilizarlo, le recomendamos que le dé cuerda manualmente dando aproximadamente 20 vueltas a la corona en el sentido de las agujas del reloj para garantizar que funcione correctamente en todas las condiciones. Del mismo modo, si deja un reloj sin funcionar hay que ajustar la indicación de la hora y la fecha y, además, darle cuerda girando aproximadamente 20 veces la corona antes de colocárselo en la muñeca.


HAND-WOUND MECHANICAL WATCHES:

RELOJES MECÁNICOS DE CUERDA MANUAL: determinados modelos de la colección de Baume & Mercier están equipados con movimientos mecánicos de cuerda manual. A los relojes de este tipo hay que darles cuerda a diario haciendo girar la cuerda en el sentido de las agujas del reloj hasta que no se pueda más. No fuerce la corona más allá de ese punto, puesto que ello, podría causar daños graves al movimiento. La autonomía de un movimiento mecánico de cuerda manual es de aproximadamente 40 horas. Una vez transcurrido este periodo, el reloj dejará de funcionar por falta de cuerda. En dicho caso, lo único que debe hacer es dar cuerda manualmente al reloj para que funcione durante el periodo de tiempo indicado en las especificaciones técnicas del mismo. Le recomendamos que dé cuerda a su reloj a diario, preferiblemente por la mañana, antes de colocárselo en la muñeca. Este gesto casi ritual es muy apreciado por los puristas de la relojería, puesto que se trata del mejor momento del día para contemplar sus relojes más allá de su función.

Importante: en caso de no ponerse durante varios meses un reloj de cuerda manual o impulsado por un calibre mecánico automático, le recomendamos que le dé cuerda manualmente de manera periódica por medio de la corona para evitar que los aceites se congelen o se viertan en los ejes del movimiento. Para evitar cualquier problema, le recomendamos que proteja el reloj de manera adecuada manteniéndolo en un lugar limpio, seco y seguro. Además, quítese siempre el reloj de la muñeca antes de darle cuerda. De este modo se asegurará de que el eje de la corona permanezca recto mientras le da cuerda y evitará el riesgo de dañar la corona o el movimiento.


QUARTZ WATCH:

RELOJES DE CUARZO: Algunos modelos de las colecciones de Baume & Mercier están equipados con movimientos de cuarzo. La hora y la fecha se ajustan de manera convencional utilizando la corona. La duración de la pila es de 2 a 6 años, en función del modelo. La mayoría de nuestros relojes de cuarzo con segundero central están equipados con un indicador de bajo nivel de pila. Aproximadamente 2 semanas antes de que se agote la pila, la aguja del segundero central empieza a realizar saltos de cuatro segundos para indicar que hay que sustituir la pila. No deje nunca una pila agotada en el reloj, puesto que, a medida que esta se degrada, puede causar daños en el movimiento.

Importante: le recomendamos que encargue la sustitución de la pila de su reloj a un distribuidor o un centro de servicio posventa autorizado de Baume & Mercier. En general, la sustitución de la pila se combina con la comprobación del funcionamiento del movimiento y con la comprobación de la junta de hermeticidad del fondo.


DESCUBRA LOS RELOJES BAUME & MERCIER


RELOJES PARA HOMBRES 

RELOJES PARA MUJERES 

BUSCADOR DE RELOJES